Gracias por compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

TODO LO QUE NECESITAS SABER DEL LAPISLAZULI

El nombre de Lapislázuli, proviene del latín “lapis” que significa piedra, y “lazuli” viene de un viejo termino árabe “allazjward” que significa paraíso, cielo o simplemente azul. El Lapislázuli comparte con la Turquesa la distinción de estar entre las gemas más apreciadas de antiguas civilizaciones.

Un poco de Historia

En una tumba del valle de Indus se encontraron algunos ornamentos en Lapislázuli que se dataron como de hace 9000 años. En Babilonia, Ur y el antiguo Egipto, el Lapislázuli era sumamente estimado. Conocida como la piedra de Isis, en Egipto se le ha consideraba un símbolo del poder y realeza; pues pensaban que era la gema de los Dioses. El Lapislázuli era utilizado en polvo, para neutralizar el efecto de algunos venenos y curar algunas enfermedades. Cleopatra utilizó el polvo de Lapislázuli como primer cosmético para los ojos.

El Lapislázuli también era muy usado por las mujeres romanas, persas y chinas, como ornamento y con usos medicinales (los griegos le atribuían propiedades curativas contra fiebres y la melancolía). Siendo consagrada por los griegos a Venus. En Roma era considerado como un poderoso afrodisíaco, y Plinio describió esta piedra azul como un fragmento de cielo estrellado. En Oriente, los Hindúes aseguran que ayuda a quemar el Karma o el fruto de acciones negativas del ser humano. Los budistas decían que otorgaba tranquilidad mental; los chinos la agregaban a sus vestimentas y al pelo contando con que les proporcionara suerte y salud. Posteriormente, durante el renacimiento, el polvo de lapislázuli fue utilizado como un resistente pigmento azul llamado “azul de ultramar”, que no perdía su color. Leonardo da Vinci, y Fra Angélico, entre otros, usaron este pigmento en algunas de sus pinturas más valiosas. En esa época, su valor por gramo igualaba el del oro. En América por su parte, los Incas, los Moches, y otras culturas precolombinas, han utilizado el Lapislázuli en máscaras y otros ornamentos por más de 2000 años, extraídos del mismo depósito ubicado a 3600m de altura en la Cordillera de Los Andes en la zona de Ovalle, Chile.




Sus propiedades físicas

Se considera el “curalo todo”. La antigua farmacopea atribuía al Lapislázuli numerosas cualidades; curaba la anemia, la epilepsia y enfermedades de la piel y de la sangre. Hoy en día se le suele usar para descongestionar la zona de la garganta. Alivia el dolor de cabeza, especialmente el de las migrañas. Ayuda en afecciones del sistema respiratorio, garganta, laringe y tiroides. Reduce las inflamaciones.

El Lapislázuli también purifica la sangre, equilibra la glándula timo y potencia el sistema inmunitario. Indicado para el tratamiento de las alergias y afecciones de bazo. Ayuda a superar las pérdidas de audición. Alivia el vértigo y reduce la presión sanguínea.

Al Lapislázuli se le conoce como piedra de la comunicación. Puede ayudarnos a expresarnos correctamente y a armonizar nuestros pensamientos con nuestra palabra. Es especialmente útil en aquellas personas que por su timidez no son capaces de hablar como quisieran. Ayuda a pensar racionalmente. Despierta la mente a una conciencia superior, siendo fabuloso para trabajar sobre nuestra voz interior. Es eficaz para controlar los desajustes emocionales. Alivia el insomnio, cura la melancolía y permite superar la depresión; siendo benéfico para el sistema nervioso. Libera rápidamente el estrés, trayendo paz profunda y serenidad.

 




El Lapislázuli es maestro de luz. Es la piedra de la sabiduría, de la verdad, de la integridad y de la iluminación. Armoniza los niveles físico, emocional, mental y espiritual. Los desequilibrios entre estos tres niveles pueden producir depresión, temor, incertidumbre, amargura etc.. Esta piedra influye con su energía a hacerse cargo de nuestras vidas. Nos revela nuestra verdad interna, fomentando nuestra auto conciencia. Elimina la cólera reprimida que causa dificultades en la garganta y en la comunicación. Nos aporta honestidad y compasión. Siendo considerado un poderoso amplificador del pensamiento.

El Lapislázuli puede ayudarnos a clarificar nuestros pensamientos cuando nos sentimos rodeados del caos. De esta manera puede guiarnos en la toma de decisiones o simplemente en la organización de ideas o planes. Su energía influye sobre el embotamiento mental ayudándonos a despejarlo. Estimula la objetividad, la claridad y fomenta la creatividad. Ayuda a enfrentar y decir la verdad e inspira confianza. Piedra Yang, es un importante activador de energía. El Lapislázuli establece relaciones de amor y amistad, y ayuda a expresar los sentimientos y emociones. Te anima a hacerte cargo de tu vida.

Desbloquea los chakras, abre el tercer ojo y equilibra el chakra de la garganta. Potencia el trabajo con los sueños y las capacidades psíquicas, estimulando el poder personal y espiritual. Está considerada como piedra protectora, y contacta con los espíritus guardianes. Protege de los ataques psíquicos, bloqueándolos y devolviendo esa energía a la fuente que la lanzó.

Atrae la fortuna y la fama. Abre el chakra de la corona. Muy utilizado en meditación, el lapislázuli se usa colocándolo sobre el tercer ojo para desbloquear la mente y liberar las fuerzas intuitivas.
También desbloquea el quinto chakra. Marca el camino de la iluminación, dando claridad mental y capacidad síquica. Potencia el trabajo con los sueños (colocarlo debajo de la almohada). Incrementa el poder del tercer ojo y la comunicación con el yo superior y los espíritus guía. Se ha escrito que es la intercomunicación con otros planetas, además de haber sido fundamental para la existencia de la Atlántida. La persona que use Lapislázuli debe estar conectada armoniosamente con la pirita.

Llévalo puesto sobre la garganta o el tercer ojo. EL Lapislázuli debe ponerse encima del diafragma, en cualquier lugar entre el esternón y la parte alta de la cabeza.

Nota: Si alguno de las entradas publicadas, fotografías , tomados de Internet, tuviesen un uso limitado, rogamos a sus dueños que nos lo hagan saber y, si es su deseo, serán retirados inmediatamente. Respetamos su derecho y pedimos perdón anticipado.   Compartir es nuestro objetivo. Eso sí, recomendamos indicar su autor u origen. Todo el lo que se publica en este blog tiene como único fin el de compartir conocimiento, ayudar a la gente, y sobretodo informar de asuntos que para mí son muy importantes. Si algún autor o representante legal considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos nos lo comunique con el fin de proceder a su retirada.

Otros artículos interesantes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies