Gracias por compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

MALAQUITA LA PIEDRA SANADORA

Antiguamente se utilizaba para los dolores en el parto, para las dolencias de los ojos y como talismán para el mal de ojo, caídas y accidentes.
Debido a su color verde intenso, es una de las gemas de curación por excelencia (el color verde es el que se utiliza para la sanación).

Se le dice que el mal quita (Malaquita)

Su vibración transmite calma, es relajante y sedativa, por lo que llevar un canto rodado de Malaquita a la hora de dormir, aliviará el insomnio.
Con su magnetismo, absorbe las vibraciones negativas que puedan causar dolor a la persona que lo lleva.
Si se sitúa sobre la piel, como colgante, aliviará procesos digestivos, como la acidez, pero la malaquita es capaz de aliviar una gran cantidad de patologías, tales como procesos asmáticos, dolores musculares, dolores menstruales y de parto, actúa y mejora la artritis, la epilepsia, tumores, vértigo, páncreas, bazo, disminuye la presión sanguínea, también alinea el ADN y la estructura celular, potencia el sistema inmunitario, estimula el hígado para que elimine toxinas, y colocada en la cintura mejorará la diabetes.
Si colocamos una malaquita cerca del ordenador o cualquier otro aparato que emita radiación, su vibración limpiará el entorno.
También alivia las alteraciones mentales, combate la dislexia y ayuda en la concentración.

USO Y LIMPIEZA

Es una gema poderosa que debe ser tratada con precaución, ya que es tóxica y solo debe ser usada en forma pulida, si se comprara en su estado natural evitaremos respirar el polvo que pueda desprender.
Hay muchos cristales y gemas que pueden potenciar el agua, al colocarlas en el interior de un vaso, para luego beber su contenido, al hacerlo las propiedades de la gema o cristal quedarían integradas en las moléculas del liquido elemento, siendo muy beneficiosas para el organismo.
En el caso de la malaquita nos abstendremos de depositarla directamente en el vaso que deberemos ingerir.
Si queremos beneficiarnos de las propiedades sanadoras de la malaquita, a través de la ingestión de agua, dispondremos de dos vasos, uno pequeño y el segundo más grande, en el segundo vaso introduciremos la malaquita, en el primero el agua, después el vaso pequeño lo dispondremos dentro del segundo vaso, y lo dejaremos una hora, transcurrido ese tiempo estará listo para consumir.

Por su color verde corresponde al cuarto chackra, el del corazón.
Para limpiar la malaquita, debemos tratarla con más cariño que con cualquier otra gema o cristal, no podemos sumergirla en sal, deberemos preparar una infusión de salvia y la dejarnos unos minutos, la secaremos y la cargaremos en una drusa (agrupación de cristales de cuarzo).
De vez en cuando, le sacaremos brillo con unas gotitas de aceite.
Es una gema, fácil de encontrar, muy beneficiosa, os encantará nada más verla.

 



Nota: Si alguno de las entradas publicadas, fotografías , tomados de Internet, tuviesen un uso limitado, rogamos a sus dueños que nos lo hagan saber y, si es su deseo, serán retirados inmediatamente. Respetamos su derecho y pedimos perdón anticipado.   Compartir es nuestro objetivo. Eso sí, recomendamos indicar su autor u origen. Todo el lo que se publica en este blog tiene como único fin el de compartir conocimiento, ayudar a la gente, y sobretodo informar de asuntos que para mí son muy importantes. Si algún autor o representante legal considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos nos lo comunique con el fin de proceder a su retirada.

Otros artículos interesantes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies