Gracias por compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someoneShare on Tumblr

EL VACIO EMOCIONAL. CUANDO FALTA ALGO QUE NO SE PUEDE EXPLICAR

Tengo un hueco en mi interior que no sé cómo se formó. Es un vacío emocional que me hace sentir incompleta, insuficiente… Necesito llenarlo, con algo, con lo que sea. Me siento vacía y eso me lleva a la tristeza. El vacío emocional es una experiencia que, a veces, sentimos tras la muerte de un ser querido, después de una ruptura de pareja o, simplemente, tras una decepción.

Para cubrir el vacío emocional no se necesitan cosas materiales, ni otras personas. Solo hay una cosa que lo puede llenar, y es el amor propio

Debemos prestarle la atención debida porque, si este perdura en el tiempo y empezamos a llenarlo con personas y cosas, estaremos poniéndole parches al verdadero motivo por el cual el vacío emocional se ha hecho presente en nuestra vida.

El vacío emocional infinito

Muchas personas intentan suplir ese vacío emocional que las atormenta refugiándose en elementos materiales. De ahí surgen las compras compulsivas que, después, conllevan una fuerte carga de conciencia.

Gastan dinero en un intento de evasión, de distraerse de lo que les está provocando tanto dolor. No obstante, esto solo es un parche que no solucionará el verdadero problema. Otras personas optan por llenar el vacío emocional que les aborda con personas a las que se atan, manipulan y utilizan para no sentirse solas. Este es un grave error, pues hacen daño, tanto a los demás como a ellos mismos, y terminan en situaciones muy destructivas y poco afortunadas.

El vacío emocional provoca desesperación y hace que nos aferremos a aquello que nos puede aliviar ya, en este momento. En muchas ocasiones, las personas que lo sufren optan por la ingesta compulsiva de comida o la autolesión, debido a que la sensación es tan insoportable que buscan estas otras formas de evadir el problema.



Sus orígenes en la infancia

La infancia, como bien sabemos, es muy importante, pues es en esa etapa en la que se gestan las carencias y todo los problemas afectivos y emocionales que nos causan tantas dificultades en la vida adulta.

Si hemos crecido en una familia desestructurada, si nuestros padres mantenían una relación disfuncional, probablemente a nosotros no se nos hayan dado los mínimos afectivos que necesitábamos. De niños nos adaptamos a todo. Por eso, pasemos por lo que pasemos, no tendrá un impacto grave mientras seamos pequeños. No obstante, cuando crecemos todo se nos viene abajo. Lo que hemos vivido irrumpe en nuestra vida con más fuerza que nunca, manifestando lo mucho que nos ha afectado y cómo nos dificulta la vida en el momento actual.

A veces, no recordamos realmente qué ocurrió en nuestra infancia que tanto daño nos ha provocado. Por eso, acudir a un profesional será muy importante. Gracias a la terapia conseguiremos descubrir dónde está la raíz del problema y el terapeuta nos brindará las herramientas necesarias para poder empezar a caminar por el sendero del bienestar.

El vacío generará más vacío

Por mucho que busquemos una solución, si esta es externa, es decir, si intentamos cubrir nuestro vacío con personas, ropa o comida, el vacío seguirá ahí. Podemos estar con esa pareja a la que hemos responsabilizado de nuestra felicidad y aun así sentirnos vacíos. Podemos comprar muchas cosas y en el momento en el que las visualizamos sentir que no nos llenan. Estos parches no sirven de nada, se convertirán en un círculo vicioso que nos generará ansiedad y mucho malestar.

A veces tenemos dudas y miedo de pedir ayuda, cuando esta es una de las mejores decisiones que podemos tomar. No siempre podemos afrontar las cosas solos. Incluso sabiendo lo que nos ocurre, en ocasiones no contamos con las herramientas necesarias para dejar de caminar por el mismo sendero lleno de piedras. Es el momento de dejar de llenar ese vacío con cosas inútiles y de dejar de culpar a nuestros padres, pues ellos lo hicieron lo mejor que podían.

La responsabilidad de que ahora estemos bien es solo nuestra, así que agarrémonos a esto y solicitemos ayuda. Solo nos hará falta un empujón, un “no estás solo” para reconducirnos de nuevo. Porque en algún momento nos hemos perdido, pero esto no significa que no podamos volver a encontrarnos. El vacío emocional seguirá haciéndote sentir vacío si no empiezas a llenarlo de amor hacia ti mismo.



Nota: Si alguno de las entradas publicadas, fotografías , tomados de Internet, tuviesen un uso limitado, rogamos a sus dueños que nos lo hagan saber y, si es su deseo, serán retirados inmediatamente. Respetamos su derecho y pedimos perdón anticipado.   Compartir es nuestro objetivo. Eso sí, recomendamos indicar su autor u origen. Todo el lo que se publica en este blog tiene como único fin el de compartir conocimiento, ayudar a la gente, y sobretodo informar de asuntos que para mí son muy importantes. Si algún autor o representante legal considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos nos lo comunique con el fin de proceder a su retirada.

Otros artículos interesantes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies